URGEN INTENSIFICAR CABILDEO POR EL OBAMACARE

Ante la estocada que representaría la eliminación del programa federal, algo que comenzó a materializarse en el Congreso, seis exdirectores ejecutivos de ASES y el titular de Salud insistieron en reforzar el reclamo en Washington

A 24 años de creada la Reforma que dio vida al Plan de Salud del Gobierno (PSG), su vida pende de un hilo. La última estocada, una casi mortal, fue una medida aprobada en la madrugada de ayer en el Senado federal: una resolución de reconciliación presupuestaria que abre paso a la posible derogación del Obamacare.


Y el panorama es tan desolador que tanto el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, como seis exdirectores de la Administración de Seguros de Salud (ASES) advirtieron sobre la necesidad de mover e intensificar el reclamo en Washington.


El Obamacare es el vehículo que ha logrado mantener con vida al PSG en una economía frágil e incierta y una ASES sin línea de crédito desde marzo del año pasado.


De los cerca de $6.4 mil millones que el Obamacare le asignó al PSG, quedan unos $1,000 millones en fondos al programa Medicaid que financian gran parte del programa Mi Salud. Se estima que este dinero se acabará entre finales de este año y marzo del 2018. Luego de esto, se anticipa un precipicio fiscal que podría ser la herida de muerte del PSG.


Sin embargo, la aprobación de esta resolución presupuestaria es un nuevo golpe a la Reforma, uno que la acerca a un peligro fatal.


Los expertos lo saben y coinciden en que para salvar el plan de salud que cubre a casi la mitad de la población Puerto Rico debe seguir inmerso en el cabildeo y la discusión federal en torno a los cambios proyectados al Obamacare, Medicaid y Medicare.


La meta principal es retener el Obamacare o paquetes de fondos federales similares que ayuden a salvar a la Reforma de Salud.


Así lo informó ayer, tras su confirmación como secretario de Salud, Rodríguez Mercado.

“No nos vamos a quedar con los brazos cruzados”, dijo el galeno, quien recalcó que intensificarán el cabildeo y que en los próximos días viajará a Washington D.C.


Anticipó que el gobierno local buscará que el País sea incluido en una medida federal que el Congreso podría aprobar en abril para inyectarle fondos al PSG. Recordó que de esto no ocurrir a finales de año, unas 900,000 personas podrían quedar fuera de Mi Salud, lo que clasificó como “el colapso de la salud de Puerto Rico”


En una mesa redonda en El Nuevo Día con varios exdirectores y miembros de la Junta de Directores de la ASES, hubo un reclamo, incluso, de hacer desobediencia civil frente al Capitolio para exigir que se le otorgue igualdad a Puerto Rico en el otorgamiento de fondos federales que ayuden a sostener el PSG.

“Mi prioridad número uno sería ir en una caseta a acampar frente al Capitolio”, comentó Ricardo Rivera, quien en diciembre terminó su función como director de la ASES.


Recalcó que, contrario a los Estados Unidos, en Puerto Rico las asignaciones federales no han aumentado con el costo de vida. Advirtió, además, que sin los fondos del Obamacare el PSG “ya se hubiera caído” y recordó que el 55% de los fondos que sostienen a Mi Salud salen del gobierno federal.


ANALIZANDO LA REFORMA. En una mirada retrospectiva, Guillermo Silva Janer, quien estuvo al frente de la ASES de 1999 al 2000, evocó los orí-

“La prevención, inicialmente, es costosa. Por eso hay que estar detrás de las aseguradoras para que cumplan. Los efectos son a largo plazo” DOMINGO NEVÁREZ Exdirector de ASES (2009-10)

“La idea original (del Plan de Salud del Gobierno) era tener al 100% de la población asegurada... No se logró que todos estuvieran (cubiertos)” GUILLERMO SILVA JANER Exdirector de la ASES (1999-2000)

genes de este proyecto como uno de justicia social que buscaba darle cubierta médica a la población médico indigente. La intención original, dijo, era que el plan cubriera a toda la población, algo que no se logró.


Tanto Silva Janer como Rivera coincidieron en que, aunque el anterior sistema de salud Guillermo Arbona fue “muy bueno”, el gobierno dejó de inyectarle dinero y lo dejó caer.


Según Nancy Vega, directora de la ASES del 2005 al 2006, uno de los problemas de la Reforma fue que el gobierno no pudo vender todos sus hospitales y los que se vio obligado a retener los ahogó en deudas.

Otra falla, dijo Silva Janer, fue que no se logró que las aseguradoras cumplieran con enfatizar en la salud pre- ventiva entre sus asegurados, en parte, porque con las compañías con fines de lucro “todo tiene un precio”.


Durante la discusión también afloró cómo, a un costo de $167 por asegurado por mes, es difícil tanto mantener “una cubierta de beneficios amplia” como exigirles a las compañías que administran el PSG que cumplan con programas de prevención.


“Las aseguradoras corren gran parte del sistema (y eso) tiene un costo”, dijo

Frank Díaz Ginés, exdirector de ASES de 2010 al 2012, quien también recalcó el impacto millonario que implica cada vez que la legislatura le añade beneficios al PSG. Sugirió, además, que se debe considerar que la Reforma corra solo bajo una región y que funcione similar al sistema de Medicare Advantage.


BUSCANDO SOLUCIONES. Uno de los problemas grandes del PSG ha sido económico, tanto por falta de suficiente flujo de dinero como por la actual situación fiscal que atraviesa el País, advirtió Domingo Cruz, secretario de la Junta de Directores de ASES de 2009 a 2015.


“Puerto Rico es el único territorio con ciudadanos americanos que no reciben un trato justo en salud. Puertorriqueños e hispanos deben levantar su voz en contra de este trato injusto”, dijo Cruz, quien recalcó que “el Congreso debe actuar”.


Domingo Nevárez, quien dirigió la ASES de 2009 a 2010, advirtió que Puerto Rico es la jurisdicción con más personas en Medicaid, el 48% de la población. Ante la gran cantidad de asegurados, advirtió la importancia de que la economía local mejore para reducir las personas que dependen del PSG.

“Hay que enfatizar en la educación y prevención al paciente”, dijo.


Enrique Vicéns, director de la ASES de 2003 a 2004, comentó que se debe tener “un Plan B si los fondos no aparecen”. Sugirió hacer un análisis para remover beneficios no requeridos por el gobierno federal y establecer una cubierta básica para reducir costos. Además, recomendó que los hospitales podrían asumir la responsabilidad por el manejo del PSG.


Exclusión de asegurados y menos beneficios son dos panoramas que se anticipa que podrían darse.

“Hay que darles responsabilidad a los asegurados”, puntualizó Vega, quien insistió en que se le dé más prioridad a la salud de empleados públicos.


“No hay duda que los retos han sido económicos. Los problemas más grandes de la Reforma han sido por falta de flujo por la situación en que se encuentra Puerto Rico” DOMINGO CRUZ Exsecretario Junta ASES (2009-15)


“Este plan (Reforma) se hubiera caído si no fuera por los $6.4 mil millones del Obamacare que Puerto Rico comenzó a recibir en el 2011” RICARDO RIVERA Exdirector de la ASES (2013-2016)


“(El presupuesto de la Reforma) nunca ha sido suficiente. Creo que todos (los exdirectores de ASES) hemos ido a la Legislatura a buscar dinero” NANCY VEGA Exdirectora de la ASES (2005-2006)


“Cada vez que hay un nuevo beneficio en la cubierta (de la Reforma) hay que ver el impacto en millones de dólares que altera el presupuesto” FRANK DÍAZ GINÉS Exdirector de la ASES (2010-2012)


“El beneficio más grande de la Reforma es que la población médico indigente tiene un mejor plan de salud que la mayoría de los asegurados privados” ENRIQUE VICÉNS Exdirector de ASES (2003-2004)


Si deseas acceder a la versión original de la noticia favor oprima aquí


Regístrate para

recibir nuestras

 

NOTIFICACIONES 

SÍGUENOS

  • Facebook Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Google+ Social Icon
  • Twitter Long Shadow

787.705.0941

© 2016 Observatorio Ciudadano de Jóvenes