SECRETARIOS DEFIENDEN LA REFORMA LABORAL

Secretarios del Trabajo y Desarrollo Económico indican que los cambios laborales complementarán otros que se harán en las áreas de energía, permisos y contribuciones

La esencia de la reforma laboral propuesta por el Ejecutivo no se trastoca con las enmiendas hechas y pendientes para el proyecto en la Legislatura, afirmaron ayer los designados secretarios del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, Carlos Saavedra, y del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy.

Ambos aprovecharon, de paso, para exponer que la llamada “Ley de Transformación y Flexibilidad Laboral” es parte de una amplia política pública de reducción de gastos y creación de un clima de inversión en la Isla, que también incluye reformas en las áreas de energía, permisos y contribuciones.

“La reforma laboral es una variable más en la ecuación”, dijo Saavedra, quien se abstuvo de estimar cuántos nuevos empleos se crearían tras la implantación de la iniciativa, pese a ser ese uno de sus pilares.

En esa misma línea, Laboy indicó que “no podemos dar estimados”, pues hay varios elementos a considerar, como la crisis económica “sin precedentes”, la falta de liquidez en el Gobierno, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) impuesta por la Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA, en inglés), y la nueva presidencia de Estados Unidos.

“De manera responsable, nadie puede decir que se van a crear tantos empleos en tanto tiempo. Hay fuerzas fuera de Puerto Rico que no contro- lamos. Lo que sí te puedo decir es que tenemos un plan, donde se logró plasmar que necesitamos ser competitivos; hay que atender reformas estructurales”, expresó.

Saavedra y Laboy reiteraron que el efecto de la reforma laboral podrá medirse luego que se ejecuten los demás cambios en las áreas de energía, permisos y contribuciones. “HAN SIDO BUENAS”. Sobre las enmiendas hechas por la Cámara de Representantes y las que el Senado introducirá hoy, el designado secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos opinó que “han sido buenas”, pues procuran un balance entre reducción de gastos y protección de derechos adquiridos.

La Cámara, por ejemplo, aprobó reducir de 18 a 12 meses el período probatorio automático de un empleo en la empresa privada. Para Saavedra, el nuevo término “está bien” y retiene la disposición de que, una vez agotado, el empleado es permanente.

“Lo bueno es que esa disposición (de permanencia) será automática; ahora es un proceso burocrático. Después de los 12 meses, el empleado será permanente con todas las protecciones”, dijo, al señalar que las partes pueden pactar una probatoria menor.

Otra enmienda de la Cámara es la que establece que el patrono deberá proveer acomodo razonable a todo empleado que, en el ejercicio de su libertad religiosa o equivalente, pueda asistir a una actividad propia de su creencia.

Según Saavedra, esta enmienda incorpora lenguaje de varias leyes federales, a los fines de que la libertad religiosa de un empleado no se circunscriba a un día específico. Con la llamada “Ley de Cierre”, que quedaría derogada con la reforma laboral, un empleado puede pedir libre los domingos y días como Viernes Santo por motivos religiosos.

¿Están los patronos obligados a proveer este acomodo razonable?, preguntó El Nuevo Día, a lo que el designado secretario respondió que existen “ciertas defensas” que podrían invocar si entienden que la ausencia de un empleado disloca la operación de su negocio. Agregó que el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos deberá elaborar un reglamento para regir la implantación de este acomodo razonable.

Saavedra también se expresó a favor de la enmienda que restituye la presunción de despido injustificado contra el patrono en casos de Ley 80-1976. “Esta es una enmienda que va en protección del consumidor y no tiene el efecto de añadir costos. Se mantuvo el estado de derecho vigente”, dijo.

Se espera que el Senado vote hoy sobre la reforma laboral, incluyéndole

“Ninguna de las enmiendas me preocupa, pues mantienen el balance de abaratar costos y retener derechos” CARLOS SAAVEDRA Designado secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos

El designado secretario del Trabajo, Carlos Saavedra, a la izquierda, sostuvo que “aquí no se le reduce el empleo a nadie, ni tampoco se eliminan el bono de Navidad o las vacaciones”. enmiendas adicionales para aumentar los días por enfermedad de empleados nuevos y despejar dudas sobre su vigencia prospectiva. Saavedra no manifestó reparos.

“ES PARA EMPLEOS NUEVOS”. En tanto, Laboy rechazó que con la reforma laboral se afecten las licencias de días de vacaciones y enfermedad y el bono de Navidad, como argumentan los detractores del proyecto.

Recalcó que los trabajadores que hoy por hoy gozan de estos beneficios no los verán afectados, pues la aplicabilidad de la eventual ley “es para empleos nuevos”.

La Cámara aprobó una enmienda que reduce de dos años a uno el beneficio del patrono a pagar solo el 50% del bono de Navidad que les corresponda a los nuevos empleados. Estos, a su vez, acumularán vacaciones a razón de un día y un cuarto (1 ¼) por mes y de vacaciones a razón de un día por mes. Para la acumulación de ambas licencias, será requisito trabajar no menos de 115 horas al mes.

“Esta medida está enfocada en el desempleado, en la persona que no tiene empleo actualmente. El mercado laboral en Puerto Rico se ha ido achicando debido, entre otras causas, a la contracción económica de los últimos 10 años y políticas recientes erróneas, que subieron el costo de hacer negocio a las empresas y la ciudadanía en general”, dijo Laboy, tras citar estadísticas que dan cuenta de que solo cuatro de cada 10 puertorriqueños están activos en el mercado laboral, que la tasa de desempleo ronda el 15%, y que entre 60,000 y 80,000 personas emigran al año.

Para “atacar” esa situación, agregó, la situación tiene que ser prospectiva, “creando empleos para que, aquellas personas cuyo beneficio actual es cero, puedan aportar a la economía”.

Laboy indicó que la reforma laboral busca reducir los costos laborales a los patronos, “especialmente a los empresarios locales” –pequeños y medianos–, que enfrentan “mucha burocracia” al momento de establecerse, aparte de experimentar falta de uniformidad en los procesos.

Sostuvo que cuando un pequeño y mediano comerciante “arranca”, tiene pocos recursos para mover su plan de negocio y lograr su “rentabilidad sostenible”, y ambos asuntos se atienden con la reforma laboral.

“Queremos que las pequeñas y medianas empresas exporten sus servicios a todo el mundo, y la ley las ayuda a eso”, dijo Laboy, refiriéndose al sistema alterno u opcional de horario flexible de trabajo contenido en el proyecto. Se establece que, mediante un acuerdo entre el empleado y el patrono, se permitirá a este último adelantar o atrasar la hora de entrada de la jornada diaria y el período para tomar alimentos.

“Esto permite que las pequeñas y medianas empresas puedan atender clientes en horarios distintos al de Puerto Rico, lo que ayuda, a su vez, al crecimiento económico de la Isla”, aseveró el designado secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio. “NADA DEL SECTOR PÚBLICO”. Saavedra y Laboy quisieron dejar claro que la reforma laboral –incluida en el Plan para Puerto Rico del gobernador Ricardo Rosselló– es del sector privado solamente.

“Aquí no se está hablando nada del sector público”, dijo Saavedra.

Laboy, por su parte, expuso que, en aquellos patronos donde exista un convenio colectivo vigente, eso será lo que rija la contratación de nuevos empleados.

Ambos comentaron que lo que hace la reforma laboral es establecer “criterios mínimos” de nueva contratación en el sector privado “para ser competitivos”, pero los patronos pueden ofrecer más beneficios.

También descartaron que la medida exacerbe la migración e impacte negativamente la industria de viajes, como se ha argumentado.

Sobre el éxodo de puertorriqueños, Laboy dijo que se van a estados como Florida y Texas, “donde no hay bono de Navidad y los días de vacaciones y enfermedad son a discreción del patrono”, pero los salarios son dos y tres veces más altos que aquí.

“La razón para ello es que allá existe un ambiente de inversión de negocios como el que queremos establecer aquí. En el mercado de Puerto Rico no hay oferta y eso es lo que queremos cambiar”, planteó.

Y en cuanto al posible impacto a la industria de viajes, Laboy dijo que “volvemos a lo mismo: esto está enfocado en atacar el desempleo, la gente que no está aportando a la economía y que no tiene dinero para irse de vacaciones. Una vez empiecen a trabajar, entonces sí podrán irse de viaje a vacacionar”.

Saavedra y Laboy esbozaron que la reforma laboral está dirigida a “favorecer a todos los sectores” de la economía local, pero que los beneficios serían mayores para las pequeñas y medianas empresas. En ese grupo también incluyeron a futuros emprendedores y a los “millennials”. Sobre estos últimos, mencionaron que buscan condiciones de trabajo más flexibles, para poder acomodar otras necesidades personales.

Saavedra y Laboy, quienes depusieron ayer ante el Senado, dijeron estar abiertos al diálogo con los detractores de la reforma laboral, siempre y cuando la discusión “se dé dentro del marco” de lo que específicamente establece la medida.

“Tenemos que enfocarnos en que ese empleo nuevo es para la persona que no está trabajando ahora” MANUEL LABOY Designado secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio

Para acceder a la versión original oprima aquí

Regístrate para

recibir nuestras

 

NOTIFICACIONES 

SÍGUENOS

  • Facebook Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Google+ Social Icon
  • Twitter Long Shadow

787.705.0941

© 2016 Observatorio Ciudadano de Jóvenes