El PNP ante el panorama de Estados Unidos

 Estamos viviendo momentos de indiferencia con los Estados Unidos. Momentos donde la vitrina del Caribe hoy día no representa más que una carga. Con este panorama, ¿qué posibilidad tiene el PNP ante el desinterés de Estados Unidos?

 

Aunque suene contradictorio, pienso que todos debemos votar en el plebiscito. A pesar del cantazo que le dio Jeff Sessions al Partido Nuevo Progresista y a la dignidad de los puertorriqueños imponiendo el ELA territorial en la papeleta, si nos uniéramos todos los sectores de distintas ideologías, se podría llevar un mensaje contundente que obligue al Congreso y al Ejecutivo expresarse sobre sus intereses con Puerto Rico, a pesar de que lo hicieron indirectamente con la inclusión del ELA. 

 

Por otro lado, el Plan Tennessee que se utilizó en el siglo XIX, funcionó con territorios incorporados y que el Congreso, en conjunto con el Ejecutivo, redactaron y firmaron un acta de admisión que se llevó a referéndum por los habitantes del territorio. Esa medida la intenta realizar Jennifer González  con el H.R. 260, el cual no tiene coautores y es ignorado por los congresistas. Esto a diferencia de Pedro Pierluisi, aunque si logró la participación de 130 congresistas, la medida no llegó lejos. Sin ese proyecto el Plan Tennessee sería imposible, que consta en enviar a 2 senadores y 5 representantes al Congreso. Tengamos en cuenta que para los tiempos de anexión de los Estados hace más de 200 años, los que votaban y los dueños de los medios de producción en los territorios eran gente blanca, colonos que emigraban de las 13 colonias originales que más tarde se llamaron Estados Unidos. Digo esto porque los Casos Insulares están compuestos por una serie de decisiones del Tribunal Supremo de Estados Unidos, donde se avala el discrimen hacia los puertorriqueños por su raza, religión y origen étnico, influenciadas por las leyes de segregación de Estados Unidos que se crearon luego de la Guerra de Secesión (1861-1865). Esos casos hoy día, 5 de junio de 2017, están vigentes y de eso se basan los gobiernos norteamericanos de turno para gobernarnos. 

 

El gobierno de Trump se ha destacado por ser xenófobo y racista con los latinos, con algunos árabes, los musulmanes y hasta con sus propios aliados. El panorama para Puerto Rico está más turbio que nunca, más cuando en el Congreso se asignaba un task force que informaba al Ejecutivo sobre los asuntos de PR y de cierta manera mantenía comunicación con la isla. Desde que ganó Trump no se ha formado ningún equipo para el beneficio de los puertorriqueños. 

 

Creo que estamos experimentando la plena desterritorialización y en este periodo de la historia, repitiéndose el de los tiempos de España cuando no llegaban los barcos para los siglos XVII y XVIII, tendremos que valernos por nosotros mismos. Esto hará que el territorio sea más violento y corrupto todavía porque nuestro sistema jurídico no permite que tengamos otra alternativa. No mandamos en nuestra propia casa, estamos limitados a hacer nuestras propias leyes por el campo ocupado del gobierno federal, y los puertorriqueños tendrán que optar por lo que llamábamos contrabando bajo el Imperio Español, la economía subterránea hoy día, refiriéndome como ejemplo a lo clásico de la corrupción.

 

 La indiferencia de la esfera federal es crasa y el desinterés obvio. Si no comenzamos a legislar para los puertorriqueños, en vez de seguir utilizando el sistema jurídico y la política pública para beneficiar a los mismos que desangran la colonia, no saldremos de esta crisis. Es un descaro que quieran recortar de la educación, de la salud y utilizar dinero del sistema de retiro cuando compañías del sector privado reciben beneficios rondando en los  $1,600 millones de las arcas del Gobierno de Puerto Rico. Tan solo Monsanto recibe cerca de $519 millones entre exenciones, alivios contributivos o aportaciones. 

 

Entonces recortamos $200 millones a la universidad, $100 millones a salud, pero estas corporaciones privadas son intocables. El pueblo de Puerto Rico, una vez más, tiene que cargar con la cruz de sufrir malas gestiones o políticas públicas de la oligarquía detrás del trono. Nos imponen una junta, que viola la separación de poderes, es decir, el sistema republicano de gobierno en el que se basan los mismos Estados Unidos, con 7 miembros, de los que 4 de ellos tienen conflictos de interés por ser responsables de emitir parte de la deuda de este país. De los 7, ninguno estudió en Puerto Rico, yo los invito, verifiquen. El gobernador de Puerto Rico tampoco estudió en la isla. Gente, que esperaban, como pueden aceptar remedios de personas que se desentienden con la mayoría de este país o que no los representan. Por favor, debemos ser más responsables.

 

 Hablamos de transparencia gubernamental, pero mandamos a un teniente a Ponce, a que viaje 2 horas desde su casa porque no es de mi partido o no piensa como yo. ¿Enserio? ¿Para eso utilizamos el empleador único? Utilizamos el poder para romper familias y agudizar la crisis. 

 

Los invito a repensar y meditar. Los medios de comunicación son responsables de dañar la imagen de los universitarios y los que protestan, los que cargaremos con las ruinas de este país, pero más responsables somos los puertorriqueños que nos dejamos seducir por lo que dicen otros sin ponernos a investigar. Hay gente que vandaliza y daña el movimiento, pero no por eso podemos culpar a los primeros que guardamos la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos y el Artículo II, sec. 4 del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. 

 

Esta semana saldrá mi próxima columna en "endi.com" y le explicaré porque es tan importante votar en el plebiscito. Cosa que si llegara a ser efectivo el boicot, habremos desperdiciado otra herramienta para nuestra lucha por la descolonización de Puerto Rico. Nuestro talón de Aquiles está en las tribus políticas y en la separación de los puertorriqueños por sus propios caprichos.

Please reload

Regístrate para

recibir nuestras

 

NOTIFICACIONES 

SÍGUENOS

  • Facebook Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Google+ Social Icon
  • Twitter Long Shadow

787.705.0941

© 2016 Observatorio Ciudadano de Jóvenes