La juventud se opone al $4.25

“El costo de vida en Puerto Rico es 13% más alto que en los Estados Unidos. Trabajamos por $7.25 la hora, estudiamos y hacemos voluntariados. Por esto, nos oponemos a la reducción del salario mínimo a $4.25 la hora.”- #SOMOSelAHORA

Al restringir el acceso a un nivel digno de sustentabilidad económica nos siguen limitando el acceso a nosotros los jóvenes en la participación de los procesos democráticos. La imposición de una reducción al salario mínimo a tal escala, $4.25 la hora, nos obligaría a tener una carga laboral mayor a la que ya poseemos, en donde nosotros los jóvenes nos vemos forzados a laborar en más de un trabajo para poder sufragar nuestros gastos.


A esto se añade una mayor emigración de jóvenes por causa de esta reducción de salario, lo que significaría una merma en la recaudación de impuestos. Esto equivaldría a tener menos acceso a servicios esenciales, como por ejemplo la salud y la educación, razón por la cual nuestra generación estaría buscando mejores oportunidades de empleo y una mejor calidad de vida, mayormente fuera de la Isla.


Ya en Puerto Rico más del 70% de nosotros, jóvenes menores de 24 años, necesitamos ayudas económicas para estudiar en las diversas universidades del país. A su vez, el 48% tenemos cubierta médica del Gobierno, ya que no tenemos acceso a un plan médico privado.

Los jóvenes tenemos unos derechos garantizados según la Carta de Derechos del Joven en Puerto Rico. De aprobarse la reducción en el salario mínimo el Estado estaría violentando los mismos. Los derechos que nos acogen bajo la Ley 167 de 2003 son los siguientes:


Sección 8- Equidad. Los/las jóvenes tienen derecho a que el sistema de justicia de Puerto Rico haga cumplir los derechos constitucionales que les corresponde, garantizando la no tolerancia al discrimen por razón de edad, raza, color y sexo.


Sección 12- Empleo. Los/las jóvenes tienen derecho a incorporarse en las distintas actividades y ramas productivas, así como tener acceso a empleos justos y estables que permitan su sustento y desarrollo personal y profesional, por lo cual el estado velará, a fin de que no sean objeto de ninguna discriminación por su condición de jóvenes.


La solución que queremos como jóvenes no es que otros ciudadanos se vean afectados por esta medida, sino que como País se nos trate de manera justa. La mayoría de nosotros los jóvenes trabajamos, estudiamos y hasta colaboramos voluntariamente en iniciativas que promueven el bienestar común. La generación de 18 a 25 años estamos en una edad productiva y queremos aportar al País, por esto nos oponemos a una reducción del salario mínimo a $4.25.

#Salariomínimo #425 #oficinadeasuntosdelajuventud

Regístrate para

recibir nuestras

 

NOTIFICACIONES 

¡Tu registro ha sido exitoso!

SÍGUENOS

  • Facebook Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Google+ Social Icon
  • Twitter Long Shadow