Necesaria legislación contra la pornografía involuntaria

La tecnología y las redes sociales traen consigo nuevas formas de violencia sexual. La pornovenganza o pornografía involuntaria (“revenge porn”) es ejemplo de ello. La pornovenganza es la publicación en internet u otro medio electrónico de una imagen con contenido sexual de otra persona sin su consentimiento. Es decir, imágenes compartidas en un plano íntimo y personal son vistas por otras personas sin tu permiso. 

 

Según un estudio del Data and Society Research Institute, uno de cada 25 estadounidenses ha tenido una imagen de ellos sexualmente explícita divulgada sin su consentimiento o ha sido amenazado con su divulgación. Otro estudio reveló que entre 80% a 93% de las personas sufren daños emocionales como depresión, ansiedad, paranoia e intentos suicidas por  la divulgación de la imagen.

 

Para comprender la magnitud de este problema hay que considerar dos factores: el gran número de víctimas que ni siquiera saben que sus fotos o vídeos circulan en la red y aquellas víctimas que, por miedo o por sentirse desprotegidas, callan. 

 

Continúa leyendo esta columna de #SOMOSelAHORA aquí.

 

 

 

 

 

Grecia Díaz Sánchez

Estudiante de Derecho, UPR

Please reload

Regístrate para

recibir nuestras

 

NOTIFICACIONES 

SÍGUENOS

  • Facebook Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Google+ Social Icon
  • Twitter Long Shadow

787.705.0941

© 2016 Observatorio Ciudadano de Jóvenes